REACTIVACION DEL SECTOR FORESTAL CHILENO

15 abril, 2019Marcela Contreras
Blog post

1.- CONSIDERACIONES BASICAS

Existen diferentes cifras sobre los terrenos desarbolados que no tienen otros usos que no sea el forestal y que están siendo erosionados y en manos de pequeños y medianos propietarios. Hoy en día, con el avance de técnicas como el mejoramiento genético (ganancias en volumen sobre treinta por ciento a la fecha e incrementándose) y el consenso en la comunidad forestal de implantar ECOBOSQUES o “Bosques de Nueva Generación” (cuya característica esencial es la especie forestal correcta, en el lugar correcto, con la tecnología correcta), se pueden lograr rentabilidades razonables; sin embargo, se requiere de un fuerte liderazgo con visión de presente y futuro.

No solo se trata de recuperar el activo suelo de la erosión, sino que además de contribuir a paliar el cambio climático, especialmente en el sector agrícola que es la segunda industria contaminante después de la de energía.

Se aproximan dos grandes problemas para nuestro país además de la continuación del proceso de erosión y el cambio climático:

1) Disminución de rollizos aserrables, cuya manufactura es la que concentra gran cantidad de pequeños y medianos industriales, y son los que generan la mayor cantidad de empleo en el sector forestal.

2) Concentración de bosques plantados hacia las dos grandes empresas, que consumirán preferentemente Eucaliptos. Como se dice hoy en día: pasaremos de un país pinero a un país eucaliptero, que si nada se hace, solo abastecerá a la gran industria.

2.- DIAGNOSTICO

Los bosques plantados y los nativos pueden ser más amigables con el medio ambiente y ser la principal riqueza renovable para el país, a diferencia del cobre, no renovable, y la pesca, que atraviesa serios problemas de sostenibilidad. Para ello, es importante fijar la mirada en lo que han hecho y siguen haciendo países como Suecia, Estados Unidos y Canadá; potencias forestales que basan su industria en sus bosques nativos de coníferas, pero como bosques plantados.

Por otra parte, Chile tiene el activo tierra que si bien está erosionada (se estima un mínimo 1,6 millones de hectáreas) existe la capacidad instalada para plantar hasta cien mil hectáreas anualmente.

Pero esa realidad debe cambiar. Por ello, se plantean pocas pero relevantes propuestas sobre la base de tres conceptos:

a) Meta país y tipo de bosques a implanta

b) Inversión del Estado y del forestador. BANCOS VERDES

c) Infraestructura estatal y gestión en los pueblos originarios .

3.- PROPUESTAS

a) Meta país y tipo de bosques.

Se propone una meta país de un millón de hectáreas de bosques plantados y nativos (“ecobosques”) en un plazo de 20 años, es decir, una meta anual de 50.000 nuevas hectáreas plantadas. (El Consejo de Política Forestal consensuó y recomendó 500.000 ha de plantaciones y 500.000 ha de manejo de bosques nativos en el 2017 y quedará en letra muerta si el Estado continúa con la política actual).

Estos “ecobosques” pueden ser de especies nativas endémicas de la región y de bosques plantados de coníferas y ,excepcionalmente, de latifoliadas, excluyendo al Eucaliptus glóbulos.

La razón de lo anterior (exclusión del eucalipto glóbulos) tiene dos razones: los terrenos que se plantarán son erosionados, no recomendables para E. globulus (bajo crecimiento y expuesto a enfermedades) y además, el “corto período relativo“ para su cosecha (10 a 12 años) tienen un mayor atractivo que las coníferas y algunas nativas (raulí por ejemplo ) que requieren de 25 y más años .

Estas nuevas plantaciones tendrán otros atractivos que la harán amigables con el medio ambiente, paisaje y con la sociedad. Deberán tener a lo menos el diez por ciento de la superficie cubierta con especies nativas endémicas por cada rol de avalúo, privilegiando la implantación de corredores biológicos. También, debe limitarse la extensión contínua de las plantaciones y el número de plantas  implantar deberá estar relacionado con la pluviometría. Deberán existir corta-combustibles en los caminos matrices y arborización acorde con el paisaje a orilla de caminos públicos.

El éxito de estas propuestas dependerá del rol que cumpla el Estado, cuyo compromiso se justifica en la obligación de generar o conservar puestos de trabajo, cuidar el activo tierra y estar en línea con los compromisos que adquiere Chile con los organismos internacionales. Más aún, estos necesarios bosques, como son de largo aliento ( ingresos por las cosechas a 25 o más años después de
hecha la inversión inicial) requieren incentivos estatales ya sea con exenciones tributarias , bonos fiscales u otros incentivos , generalmente considerados como ahorros para la jubilación o para las siguiente generaciones.

Quienes reciban estos bonos , deberán estar obligatoriamente asegurados, con la opción del actual seguro agrícola(y forestal )

b) Inversión estatal: BONOS FORESTALES y BANCOS VERDES

Se propone que el Estado invierta en la formación de estas nuevas masas forestales mediante la emisión en dos tipos de bonos : Unos de formación de Ecobosques (BE) y otros bonos de productividad ( BP ) estos últimos que incentiven la generación de rollizos mediante los raleos de las plantaciones actuales como fuente de rollizos para las PYME Madereras, haciendo presente que el Estado recupera esta inversión gracias al incremento de la base imponible del beneficiario al momento de la cosecha final. Además se incentiva la obtención de las PYME Forestales a obtener mayoritariamente rollizos aserrable de mayores diámetros por efecto de estos raleos, que generalmente en su realización los egresos por esta faena superan con creces los ingresos por venta de los productos. Para la forestación, se propone un monto de 90% del costo de forestación para el micro y pequeño propietario, según calificación INDAP, y 66 % para el mediano propietario. Se estima una inversión anual del Estado de MM USD 35 . Para incentivar los raleos se propone un sistema similar a la ley de riego, donde los
propietarios concursan por bonos de productividad disponibles en un SERVICIO FORESTAL del Estado. Estos bonos también rebajaran los montos imponibles afectos a impuestos en la cosecha generando para el Estado una mayor recaudación por efectos de impuestos a la renta. Bajo esta modlidad, los PYME forestales obtendrán de la cosecha una alta proporción de madera de mayor valor (aserrable) y menor cantidad de madera delgada para la industria de la celulosa.

Adicionalmente deberían crearse la condiciones reglamentarias para la existencias de BANCOS VERDES. Estas entidades pueden , con recursos propios, formar bosques plantados y bosques nativos, y su administración para ventas en el mercado para aquellas entidades que deben hacer compensaciones ambientales actuales y futuras. Muchas organizaciones están dispuestas a comprar hoy nuevos bosques para futuras compensaciones (inmobiliarias, constructoras, industrias , obras de infraestructura , entre otras ) Estas compensaciones podrían hacerse en áreas afectadas por incendios de magnitud , tanto en terrenos estatales ( parques y reservas siniestradas ) como de particulares.

c) Infraestructura estatal y gestión en pueblos originarios.

Los principales actores del sector forestal han consensuado que debe cambiarse la organización estatal y simplificar los burocráticos procedimientos que no tienen justificación alguna. La Subsecretaría Forestal y un nuevo Servicio Forestal son de suma urgencia. Este nuevo Servicio (actual CONAF) tendría a cargo el fomento
de la forestación y manejo, administración de parques y reservas, el control y la prevención de pérdidas (incendios y plagas). Debe reconsiderase la división administrativa del Servicio Forestal por macrozonas, no por Región y Comunas, como lo que actualmente existe. Su personal técnico debe ser altamente preparado y sus autoridades seleccionadas por la Alta Dirección Pública.

El Instituto Forestal, dependiente también de esta Sub Secretaria debe reorientar su misión hacia la investigación, innovación y transferencia de prácticas que permitan el manejo sostenible de los bosques nativos estatales hacia fines recreativos fundamentalmente.

Los bosques nativos privados deben ser manejados con fines recreativos y esencialmente productivos, y la labor del Instituto Forestal orientarse hacia el desarrollo de la genética, esquema de manejo de las actuales y nuevas especies para fines de obtención de madera generadora de productos con mayor valor agregado.

El Instituto Forestal, dependiendo de esta Sub Secretaría, además de su rol de investigación, innovación y emisión de información técnica y estadística, debería incorporar programas de productividad y capacitación, debiendo ser líder en la transferencia tecnológica con profesionales post graduados en las mejores
universidades.

Uno de los desafíos de este Instituto Forestal es ser el ente estatal ejecutor del Ministerio de Agricultura y enlace con el Ministerio de Desarrollo Social, en emprendimientos forestales en pueblos originarios.

Para ello, usando asesores MAORI con empresas forestales de esta etnia que actualmente están operando en New Zealand, debería identificarse una localidad piloto con lideres del pueblo originario , actuando el Instituto Forestal como facilitador y generador de información entre estas dos partes.

El autor de esta minuta ha visitado New Zealand en 17 oportunidades y conoce lo que puede lograrse con la colaboración de los pueblos originarios , además de la existencia de ̈un faro” en ese país, quien está relacionado con lo forestal maori y deseoso de involucrarse en este tipo de emprendimiento.

Finalmente el autor de esta minuta, con la gracia de DIOS y familia, agradece al Sr Ministro de Agricultura Antonio Walker su invitación a que un VIVERISTA, ponga por escrito su visión sobre el RENACER DEL SECTOR FORESTAL CHILENO.

 

José Manuel Contreras
Ingeniero Forestal
AGROVIVEROS AGROMEN
30 Marzo 2019

Publicación anterior Siguiente publicación