La actividad de las pymes forestales requiere, hoy en día, innovar y buscar nuevas oportunidades de desarrollar su actividad y asociarse es la forma básica de lograr metas. Así opina José Manuel Contreras, gerente de Agromen, empresa productora y comercializadora de plantas forestales desde 1992, quien es vicepresidente de los pequeños y medianos productores forestales asociados a CORMA

¿Cuáles son los principales problemas y desafíos de las pymes forestales?

Estamos enfocados al grupo de pymes de productores forestales, que son pequeños y medianos propietarios de bosque y lo primero que observo es que los costos han ido en aumento y no así los ingresos. Aunque existe todavía una rentabilidad positiva es diferente a la que existía hace 10 años. Entonces, lo que se necesita es innovar y ahí es donde creo que asociarse es la forma de lograr beneficios, sobre todo ante amenazas que existen.

¿Cuáles son esas amenazas?

Incendios forestales, plagas e invasión de terrenos. Hoy en día existen grupúsculos que violan la propiedad de productores forestales PYME produciendo triple daño : desplazan a sus dueños de las tierras, desalientan las inversiones en esas zonas y no trabajan la tierra "conquistada " sacándola de la economía, pero usufructuando de los servicios del Estado . Pienso que el Estado es responsable de mantener el orden y hacer respetar la propiedad privada y que falta voluntad de las partes de transar y se adoptan posiciones desafortunadas.

¿En ese contexto, qué tipo de apoyo debería prestarles el Estado?

El Estado debe ser inclusivo, que considere las opiniones, las diferentes visiones que existen y entre las cuestiones fundamentales está, como dije. resguardar el orden, la propiedad privada.

El negocio nuestro, así como genera grandes beneficios a la sociedad y al ambiente también tiene riesgos, como todo negocio, pero más porque no tiene techo, producimos a la intemperie. Por lo tanto entre los riesgos está el clima y todos sabemos lo que produce el cambio climático y los incendios que no distinguen pastizales, bosques nativos, plantados o casas; estamos expuestos a eso y, para peor, han aumentado en forma impresionante los atentados a bosques. Ya sabemos que en Chile los incendios son 100% por causa del hombre, pero si se les suma que los hay intencionales vemos que se está atacando al propietario, pero también a todos los chilenos.

¿Cómo les afectan las regulaciones legales que las rigen?

La verdad es que las obligaciones exigidas por ley son iguales para grandes, medianas o pequeñas empresas y a nosotros nos interesa todo lo que aporte a producción limpia, generación de beneficios ambientales y sociales.

¿Cómo les impacta que no exista el DL 701 y cuál sería el efecto de aprobarse nuevamente?

Es muy importante esto de los apoyos, sobre todo en un negocio como el nuestro que no solamente genera beneficios a propietarios y productores sino que tenemos que tener claro que existe una realidad de cambio climático y tenemos que crear amortiguadores si queremos dejar una naturaleza más o menos igual a nuestros hijos y nietos. Nuestra actividad permite tremendos beneficios para la sociedad y entonces es importante el incentivo a la forestación.

¿En esa línea, cómo ve el tema de incentivos al desarrollo del bosque nativo y plantaciones?

El incentivo al bosque nativo no ha funcionado, básicamente, porque no se han alineado los intereses del Estado con los de los propietarios de bosque nativo. En el caso de otros bosques hay incentivos que el gobierno está pensando prorrogar por dos años y eso genera incertidumbre. Y si se le pregunta a cualquier viverista quiénes son los clientes que han desaparecido le dice el pequeño propietario.

Lo que yo creo es que si hay una visión estatal adecuada, reponiendo incentivos claros podemos llegar a ser un país potencia mundial. Tenemos capacidad de gestión, terrenos desarbolados que no se usan ni para agricultura ni ganadería y están perdiéndose; podemos llegar a tener cuatro millones de hectáreas en las que, si somos hábiles, combinamos especies nativas e introducidas.

¿Es adecuado y satisfactorio el acceso al sistema financiero?

Es un drama. No solamente para el productor forestal sino que para cualquier pyme. El costo es alto, las tasas de interés que se le cobran a las pymes son mucho más elevadas que para las grandes empresas. Si una pyme accede a un crédito y se atrasa y tiene que reprogramar y la capacidad de negociación es prácticamente cero. Un ejemplo: yo tuve que reprogramar un crédito y de pagar 0,7% de tasa de interés mensual pase a pagar 1,4% y no creo ser la excepción.

La rentabilidad ¿es prioritaria para el éxito del negocio?

Es un requisito. No es el fin. Que uno logre una rentabilidad adecuada está indicando que el negocio es bueno, pero no puede ser la finalidad de éste, aunque el lucro, salvo en educación y salud, es aceptable. Pero sí nuestro objetivo es dejar un país mejor y ¿cómo logramos eso? asociándonos que es una parte de la innovación en nuestro campo.